El italiano se mostró ambicioso, pero también transmitió un mensaje de calma, admitiendo que tienen que “tener los pies en el suelo”